web analytics

Hacer el amor vs. Tener relaciones coitales

pareja

Una frase por demás cuestionada y debatida, pero… ¿Por qué? La raíz de toda esta polémica se basa en el hecho de experimentar un encuentro íntimo. Las opiniones para la presente son diversas, entre ellas se encuentra por ejemplo el no saber o poder diferenciar el uno con el otro, en cambio otros mencionan que si existe una gran diferencia entre ellas.

 

Ambos conceptos fueron concebidos desde la cultura para poder diferenciarlos, es decir, que si no existiera estas dos frases nadie encontraría la diferencia, sin embargo, no es para ponerse fatalistas sobre nuestras actitudes en la intimidad. Hacer el amor nace desde la poesía, poniendo a los actores en una situación de “entrega total” (cuerpo, afecto, espiritual, etc.), el acto de amor hace como quien dice bajar el cielo y las estrellas, haciendo de este encuentro algo mágico, sobrecogedor, algo mutuo, cálido y recíproco; pero es aquí donde se va complicando la estructura de este hecho, porque muchos en realidad lo mencionan como algo personal, es decir: estar con él o ella fue algo mágico. Pero… ¿en realidad lo sintieron juntos? Y si fue así entonces… ¿Por qué a partir de este encuentro para muchos empieza los distanciamientos o los rompimientos de pareja? Obviamente no es algo calculado ni la verdad absoluta, es porque no nos tomamos el tiempo de reflexionar si nuestro encuentro fue algo que experimentamos como pareja, si realmente estábamos conectados y al final comprendimos el para qué nos unimos. Hacer el amor constituye una relación monógama culturalmente establecida con normas y reglas que seguir (ahí es donde la ironía hace su acto de aparición), ¿quién dijo que el amor obedece reglas o que se lo puede normar? Pregunta que dejaré a su consideración.

 

Como seres humanos dispuestos a debatir, es a partir de esa última pregunta donde nace la frase “tener relaciones coitales”; pues bien, a diferencia de la primera frase, la presente tiene un origen instintual. Desde el principio de la historia humana el propósito del mismo era el de procrear sin saber lo que era el amor o conectarse con la pareja, sin embargo en algún lugar se empezó a desviar este propósito y se generó el placer corporal simple y llanamente. A lo que hace referencia “relación coital” no refleja compromiso con el otro.

 

Al “hacer el amor” el ideal es la entrega de la pareja al momento de encuentro íntimo, sin juicios, sin caretas, sin engaños, etc., es decir, ambos hacen la conformidad de este encuentro para llegar a una meta en común; pero tener “relaciones coitales” es más propio, individualista, autoerótico, es decir, que en un encuentro íntimo uno de los dos no logrará conectarse con el otro de manera afectiva porque no comparte el ideal de pareja enamorada y ahí puede surgir muchas confusiones, disgustos y hasta depresiones.

 

Ambas fuerzas poseen un propósito en la intimidad (llegar al orgasmo), el cómo se concluya dependerá ya sea de la pareja o de un miembro de la misma, evaluar las consecuencias de nuestros actos nos hará personas más preparadas para poder demandar acciones que beneficien no a un miembro, sino a la relación en si.

 

Y tú… ¿dentro de qué círculo te moverías con libertad y por qué? Tema que seguirá en debate por choques entre ideales filosóficos, epistemológicos, religiosos, salud, psicológicos, etc.

Be Sociable, Share!

    Comenta


    + 5 = catorce

    • Revistas Comunidad Sexual Joven

      ¿Quieres acceder a las revistas? Puedes hacerlo desde este link: Revistas Comunidad Sexual
    • Etiquetas

    • Nuevos

    • Categorías