web analytics

¡PARA PREVENIR, HAY QUE CONOCER! FORMAS DE VIOLENCIA SEXUAL INVISIBILIZADAS

Violencia-sexual-dentro-del-matrimonio

En Bolivia, como en otros países de Latinoamérica, aún resulta difícil dialogar sobre el desarrollo sexual de las personas, puesto que la sola mención de las palabras sexo, erotismo y coito suele traer a la mente de los/as miembros/as de una comunidad un componente que no tendría por qué estar relacionado con ellas: “el morbo”.

Pueden existir muchas explicaciones para este fenómeno, pero la más obvia indudablemente es la restricción de información sexual integral en espacios educativos  primarios como las familias, las iglesias, los colegios y las universidades, frente al manejo oculto de la misma y/o el bombardeo comercial erotizador de los medios de comunicación  que en nombre de la libertad de prensa, banaliza el cuerpo, las relaciones interpersonales y la sexualidad misma de las personas.

Las estadísticas  reflejan que 8 de cada 10 bolivianos/as viven algún tipo de violencia física, sexual y/o emocional  dentro del seno familiar (ENDSA, 2008). Recientemente, el Defensor del Pueblo Boliviano manifestó públicamente  que 7 de cada 10 mujeres y 3 de cada 10 varones viven alguna forma de violencia sexual y que el 70% de los casos  denunciados ha sido sufrido por niños y niñas menores de 12 años.

A pesar de ésta alarmante situación y del dolor que embarga a las familias, la sociedad  no se percata de algunos factores que pueden ser predisponentes para estos hechos, y/o no reconoce las diferentes formas de violencia sexual  a las que están sometidos sus miembros, convirtiéndose  así, en cómplices pasivos o activos de las mismas.

Desde una perspectiva psicológica,  el equipo de la Asociación Psinergia – Centro de Investigación y Desarrollo Humano, plantea que  la violencia sexual se manifiesta por lo menos de cinco maneras:

  • La violencia sexual comercial, sinónimo de explotación erótica de la imagen, el   cuerpo  o las acciones de las personas con fines turísticos, comerciales y/o económicos. La lucha contra este delito se manifiesta en la Ley Contra la Trata y el Tráfico de Personas.
  • La violencia sexual física, sinónimo de violación o penetración oral, genital o anal del cuerpo de las personas. La lucha contra este delito se manifiesta  en  el Código Penal Boliviano.
  • La violencia sexual seductora, sinónimo de abuso deshonesto caracterizado por el  convencimiento, chantaje o presión de niños, niñas o adolescentes para  que acepten y/o callen toques impúdicos. La lucha contra este delito se manifiesta en el Código Penal Boliviano.
  • La violencia sexual deprivadora, caracterizada por la censura del desarrollo sexual natural de los niños, niñas y adolescentes a través de castigos físicos y/o emocionales que suelen tener severas repercusiones sobre las habilidades de relacionamiento de las personas. La lucha contra esta forma de violencia, que aún no es reconocida como delito se manifiesta en el Código Familiar y en el Código Niña, Niño y Adolescente que compromete a las personas a velar por su interés superior.
  • La violencia sexual exacerbadora del erotismo en niños, niñas y adolescentes o hipersexualización infantil y/o adolescente, está caracterizada por inculcar a los niños, niñas y adolescentes modos de comportarse, poses y actitudes  eróticas propios a personas adultas, que terminan distorsionando gravemente la autoestima y la identidad etaria de este grupo por constituirse en un falso parámetro vital para la valía de las personas.

Se entiende por violencia sexual exacerbadora del erotismo infantil y/o adolescente a cualquier acción de parte de personas naturales o jurídicas, sean éstas jóvenes, adultos/as y/o ancianos/as, que instigue, empuje, promueva, organice o difunda situaciones de exacerbación del  erotismo que se relacionen con  niños, niñas y adolescentes o que no consideren su dignidad,  su desarrollo evolutivo, formación y educación integral.

Entre dichas situaciones se encuentra el consumo de ropa,  juguetes, películas,  personajes de ficción, dibujos animados, cosméticos, juegos, eventos, programas radiales, programas televisivos, redes sociales,   publicidad, concursos  y eventos que hacen énfasis en los atributos eróticos en lugar de resaltar las características propias a la niñez y adolescencia, o sin considerar que este grupo de personas suele consumir dichas situaciones.

Reconocer estas formas de violencia sexual, analizarlas y eliminarlas del cotidiano, puede constituirse en un coadyuvante para disminuir o eliminar la violencia sexual en el cotidiano de las familias.

Be Sociable, Share!

    1 Comentario(s)

    1. Muy buena página. Soy escritor y me interesa saber del sexo en America latina, con ascendencia indígena

      gaby | jun 4, 2014 | Respuesta

    Comenta


    tres − 2 =

    • Revistas Comunidad Sexual Joven

      ¿Quieres acceder a las revistas? Puedes hacerlo desde este link: Revistas Comunidad Sexual
    • Etiquetas

    • Nuevos

    • Categorías