web analytics

Vivir juntos y en diversidad

diversidad

Desde el principio de los tiempos, hombres y mujeres hemos vivido juntos y en diversidad, sin embargo esta convivencia no siempre ha sido fácil, de una o de otra manera hemos buscado estar cerca de aquell@s que más se parecen a nosotr@s y hemos generado distancia de aquell@s que manifiestan marcadas diferencias.

Este hecho responde a la naturaleza de las personas en su calidad de seres viv@s y se manifiesta por una búsqueda de satisfacción de sus necesidades humanas fundamentales: sobrevivencia, identidad, protección, afecto, entendimiento, ocio, creación, libertad y pertenencia. La búsqueda diferenciada de satisfactores podría ser altamente positiva, si no fuera que suele estar mediada por actitudes y acciones de agresión, discriminación y segregación.

Las identidades étnicas, culturales, sociales, etarias, genéricas y sexuales, entre otras, no son un mal social, por el contrario, son una riqueza para la existencia de tod@s l@s seres que habitamos este planeta.Lamentablemente, es muy común encontrar personas que desprecian lo diferente, o que juzgan cualquier acción que consideran políticamente incorrecta porque no se encuentra dentro de los parámetros que su grupo asume como “normales” o “naturales”.

Respecto a las diversidades sexuales y genéricas, por ejemplo, nos cuesta comprender que tod@s formamos parte de ellas. Homosexuales, bisexuales, transexuales o heterosexuales, formamos parte de un maravilloso ramillete de personas que manifiestan sus cualidades erótico – afectivas de diferente manera, un@s de l@s otr@s, un@s con l@s otr@s, ningun@ mejor o peor que l@s demás.

Es preciso que comprendamos que ninguna orientación sexual o identidad genérica, etaria, social o cultural es una enfermedad, sinónimo de perversidad o mucho menos de un delito y que asumamos que las identidades se constituyen en un principio de vida que permite aceptar, respetar y vivir con la diferencia.

Vivimos junt@s y en diversidad, pero no siempre lo hacemos bien, por eso es preciso aprender que tod@s los que habitamos este planeta somos sujet@s de derechos y sujet@s de palabra y que podemos convivir con valores plurales, comprensión mutua, respeto y paz. Para ello, es preciso  aprender a conocerse a sí mism@ y, simultáneamente, desarrollar la comprensión y la percepción de las formas de interdependencia.

Es posible vivir en un mundo armónico y equilibrado, pero para ello es preciso recordar que para hacer una hermosa armonía se precisa de notas musicales diversas y que para vivir en equilibrio la diferencia es necesaria.

Por ello, niñ@s, adolescentes, jóvenes y adult@s debemos fortalecer nuestra capacidad de maravillarnos ante la magnificencia de lo diverso en el universo.

Fuente: Salazar , M. “Comunidad Sexual joven”  – Año 1 – No.6 – 2012

Be Sociable, Share!

    Comenta


    × ocho = 32

    • Revistas Comunidad Sexual Joven

      ¿Quieres acceder a las revistas? Puedes hacerlo desde este link: Revistas Comunidad Sexual
    • Etiquetas

    • Nuevos

    • Categorías